Casi con total seguridad el usual de las mortales se ha iniciado en las “artes amatorias” en la cama